Regresan restos de Ramón Power y Giralt 200 años después

6 de abril de 2013 – Actualidad, –

El buque Juan Sebastián El Cano, nombrado así por el coquistador español que llegara en la época de la colonización del Nuevo Mundo hasta el océano Pacífico, atracó al muelle #1 de la bahía de San Juan, a las 9:20 de la mañana.

Al cabo de pasar por el Castillo de San Critóbal y recibir los 20 cañonazos de honor, a las 8:30 de la mañana del sábado, 6 de abril, se hizo patente por la isleta de San Juan, el regreso de los restos mortales de don Ramón Power y Giralt (1875-1813), delegado puertorriqueño y vicepresidente de las cortes españolas a principios del siglo 19, transportado desde Cádiz, España, en el buque escuela Juan Sebastián El Cano.

Transcurridos 200 años de su muerte a causa de una epidemia de fiebre amarilla junto a otros delegados españoles y americanos, la legislatura puertorriqueña creó una comisión para identificar sus restos y devolverlos a la isla en 2002. Mas esa gesta solo pudo materializarse al nombrar el gobernador Alejandro García Padilla una nueva comisión este año que finalmente logró su objetivo el día de ayer.

El buque Juan Sebastián El Cano, nombrado así por el coquistador español que llegara en la época de la colonización del Nuevo Mundo hasta el océano Pacífico, atracó al muelle #1 de la bahía de San Juan, a las 9:20. A partir de entonces, apenas a las 9:50 inicia un cortejo fúnebre de marinos cargando el osario depositado en una urna, cubierto por la bandera española, que hizo su entrada al edificio histórico del Arsenal de la Marina Española exactamente una hora después. Como se conoce, Power, military con rango de teniente, fue coautor de la primera constitución española de 1812.

Por tratarse de un acto religioso, el Arzobispo Metropolitano de San Juan Roberto González Nieves ofició los rituales y las bendiciones de rigor, con los restos y a los presentes, tras lo cual el cónsul general de España en Puerto Rico don Eduardo Garrigues López-Chicheri tomó la bandera española y la cedió al senador José Nadal Power, descendiente del delegado. Ambos se dirigieron a los presentes para contar algunos pormenores de esta odisea que rayó en un entrañable deber.

Ocurre un cambio de banderas, y entran cuatro miembros de la Guardia Nacional con la bandera de Puerto Rico y con esta cubren la urna. Entre los cientos de personas presentes se encontraban los miembros de la Comisión Power 2013, estudiantes de las cuatro escuelas denominadas Ramón Power y Giralt, legisladores, miembros del ejecutivo, alcaldes, el Comandante del buque Capitán de Navío Alfonso Gómez Fernández de Córdoba, el ex gobernador Rafael Hernández Colón y muchos otros.

El gobernador García Padilla en su breve discurso resaltó que con este viaje simbólico se abría un nuevo tiempo en Puerto Rico, que reclamaba nuevas oportunidades de comercio y educación para crear mayor riqueza y con ello una nueva civilización.

“El Puerto Rico que recibe estos restos es más grande, más fuerte, como también desde la profundización de los derechos. Es más un deber en el corazón de una patria agradecida. Es una oportunidad, invitación y reto que nos invita a producir tiempos nuevos, a los mismos que aspiraba Power. Esos pensamientos, esa gestión de Power, son un llamado renovador para el aprecio a los patrimonios culturales e históricos de Puerto Rico”, expresó el primer mandatario.

Los restos serán llevados en carreta por la calle Tetuán, para pasar frente a la casa de Power y Giralt en el número 155, después de esta ceremonia y del discurso del Gobernador. La comitiva finalizará su recorrido en el Capitolio, para que la Legislatura rinda los honores legislativos. En la noche, en el Teatro Municipal Tapia del Viejo San Juan, Coralia, el Coro de Concierto de la Universidad de Puerto Rico, ofrecerá un concierto en honor del prócer.

El osario permanecerá en la Casa de Las Leyes hasta mañana domingo, cuando será trasladado a la Catedral de San Juan para la celebración de una Misa de Réquiem oficiada por el Arzobispo González Nieves. El Departamento de Estado será custodio de los restos del insigne militar y político, hasta su ubicación final junto al obispo Juan Alejo Arizmendi.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

ESTO A MI ME HUELE A COCORICAMO COMO DIRIA NANCY ALVAREZ Y CON LA BANDERA INDEPENDENTISTA Y TODO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s