Venezuela: Oportunidad para la democracia

“De no cometerse un descarado fraude electoral por el oficialismo, es posible que Capriles resulte electo presidente revirtiendo 14 años de militarismo chavista”

(AP)

La muerte del caudillo militar populista con vocación totalitaria, el teniente coronel Hugo Chávez Frías –presidente electo en unas elecciones poco transparentes y de dudosa credibilidad y legitimidad en octubre pasado– abre el espacio para una salida democrática decorosa del actual ‘impasse’ político institucional venezolano, en el que se pretende institucionalizar una dictadura militar plebiscitaria que ya logró implosionar la institucionalidad democrática y amenaza con ahogar y sumergir en un hoyo profundo a la economía venezolana.

Las elecciones presidenciales convocadas para el próximo 14 de abril, en que se enfrentan el candidato oficialista designado por el caudillo militar, el obscuro y abiertamente homofóbico burócrata Nicolás Maduro y el energético y carismático candidato opositor electo en primarias por la Mesa Democrática, Henrique Capriles, representa una oportunidad única de revertir democráticamente los 14 años de trayectoria militarista dictatorial, populista y estatista del chavismo.

No empece a que tanto la nostalgia por la muerte del caudillo –al que se le rinde culto luego de su muerte con mayor intensidad que cuando estaba vivo–, el control unilateral burocrático por parte del oficialismo del aparato electoral, la utilización del candidato oficialista de toda la fuerza de intimidación y de prácticamente todos los recursos del Estado, tienden a favorecer la candidatura de Maduro.

De otra parte, la creciente ola de inseguridad pública que se vive en las calles y vecindarios populares del país, la inflación galopante de dos dígitos (de entre 25 y 30%) agravada por dos recientes devaluaciones del bolívar decretadas por el oficialismo, el consiguiente incremento en la pobreza, la creciente escasez de alimentos y bienes de primera necesidad y la destrucción de la base industrial propia por las políticas depredadoras de la iniciativa privada del oficialismo, le han restado apoyo y popularidad al gris, aburrido y arrogante candidato oficialista y propician que el mensaje conciliador, inclusivo, de justicia social y democrático del candidato opositor goce de una gran receptividad y resonancia entre el electorado.

De ahí que más allá de los pronósticos de los expertos y de las encuestas que no le confieren ninguna posibilidad de triunfo a Henrique Capriles, el 14 de abril de no cometerse un descarado fraude electoral por el oficialismo, es posible que Henrique Capriles resulte electo presidente revirtiendo 14 años de militarismo chavista y encaminando a Venezuela hacia la restauración de la institucionalidad democrática.

Podemos estar seguros de que en esta ocasión las fuerzas de la oposición democrática no se quedarán calladas y con los brazos cruzados de ocurrir cualquier manejo impropio en el proceso de emisión y conteo de los votos; sino por el contrario, se encuentran preparadas para documentar y denunciar ante los organismos interamericanos y mundiales correspondientes cualquier impropiedad en el proceso electoral que se avecina, así como a reconocer los resultados aunque no le favorezcan de comprobarse su probidad, transparencia y limpieza. Que todo sea por una Venezuela plural, inclusiva y democrática.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s